domingo, 17 de marzo de 2013

Curro, el del Vaticano.




El 13 de marzo de 2013, hace escasos 4 días, a las 19,06 horas, en el segundo día del cónclave, en la quinta ronda de votaciones, fue elegido el cardenal Jorge Mario Bergoglio como nuevo Papa de la iglesia católica, apostólica y romana y Jefe de estado de la Ciudad del Vaticano. El Papa Francisco, el sucesor de Benedicto XVI, el primer pontífice originario del continente americano, el primero perteneciente a la Compañía de Jesús: Curro el del Vaticano.
.
Si hombre, si. El hijo de Mario José y Regina María, aquellos que del Piamonte emigraron a la Argentina, a Buenos Aires para ser más concreto. El Mayor de los cinco hijos, aquel que andaba ennoviado a los catorce años y que al final se nos hizo cura. Si mujer, si, que no te acuerdas. Un chico listísimo, que sabe latín, además de griego, historia y literatura. El que estuvo en Alcalá de Henares y curso estudios de Teología. Que no te enteras por Dios. Que ya sé yo, que me lo contaron, que sabe cinco idiomas: español, francés, inglés, alemán, italiano por supuesto, y además latín. Un portento, y desde chiquitito despuntaba, lo decía todo el mundo, hay que ver lo listo que es este chaval.
.
Pues no se si tu lo sabías, pero parece ser que ya andaba preparado y muy colocado en la anterior elección a Papa, cuando se lo llevo el estirado del alemán, ese que de todo sabe y que ahora vive de emérito entre libracos y papelajos, Benedicto. Fue él mismo el que pidió que no lo votaran en la última ronda. Qué como lo sé, pues que uno tiene información y de la buena, que tú estás en la luna de Valencia y que no te enteras de nada.
.
Hay que ver, pues a mi me gusta mucho, incluso le entiendo cuando habla en italiano, no como al otro. Que sencillo y cercano es, tiene cara de Papa, y seguro que a todos esos golfos los mete en cintura, que te lo digo yo, que este hace historia.
.
Mujer aprobar el aborto, la eutanasia y los anticonceptivos no lo creo, y tampoco le gusta el matrimonio de los gays esos, pero está muy preocupado por los pobres del mundo y seguro que a más de uno de los grandes gerifaltes les saca los colores, menudo es mi Curro. Sólo hay que verlo, con esos zapatitos tan de andar por casa, se ha pagado la cuenta del hotel y todo, y esta misma mañana andaba por la plaza del Vaticano dando abrazos a todos los feligreses allí presentes, antes del Ángelus, el primero de su papado.
.
Ya se yo, que alguno dice que fue colaboracionista de la dictadura en Argentina, pero a mi me han dicho de buena tinta que se preocupo por algunos curas jesuitas y que a uno de ellos le ayudo a salir del país con su propia cédula de identificación, que hay gente muy mala y que se mueren por criticar. Que es un santo varón y si no al tiempo, que Curro termina en los cielos sentado a la diestra de Dios Padre.
.
Deseandito estoy que venga pa España, que le voy a hacer una pancarta bien grande: Ni Curro Jiménez, ni Curro Romero, pa “Curro”, y del bueno, el del Vaticano.
.
Publicar un comentario