domingo, 12 de febrero de 2012

Neil Diamond - Sweet Caroline High Quality neildiamond



Sweet Caroline. Neil Diamond. Hace ya unas décadas. Cuando uno amanece a la vida de un ser adulto pero aún confundido, cuando uno piensa que la vida todo le debe y que la razón siempre ha de estar sólo de una parte. Años ha de esa primera vez que uno piensa que el mundo no es lo que debiera ser, que el error es la sinrazón de todos los que le rodean. Tardes como las de hoy, frías, gélidas, encerrado en una habitación compartida, el bastión de una resistencia contra el resto de la humanidad, refugio de un futuro idílico que nunca ha de llegar, república de un estado libertario y contestatario contra la dictadura de las normas de una convivencia esencial para el buen funcionamiento de la familia, de la sociedad. Años de rebeldía, de añorada juventud, años de ilusión, fervor y revolución de un indómito espíritu aún por domar. Todos tenemos una canción, un referente de lucha contra la autoridad establecida. Después son muchas las desilusiones que han de acompañarnos en los años sucesivos, la falta de fe, la cruda realidad, los palos que la vida te regala a la vuelta de no sabes cuantas esquinas.
.
Pero aquellos himnos siempre perduran, nunca te abandonan, son parte de tu propio ser, son parte de la esencia de cada persona. Neil Diamond, Sweet Caroline y muchas más fueron los míos, los que arrojaba con toda mi desfachatez a la cara de mis mayores para reclamar mi espacio, un espacio que nadie me negaba pero que tardas años en descubrir que siempre había estado, que siempre había existido, con el cariño y el respeto que ellos me daban aún cuando yo lo despreciaba desde la torre de mi absoluta incomprensión.
.
Canciones de un pasado que a mi me pertenece, canciones que siempre han de acompañarme, canciones que serán siempre fiel reflejo de lo que fui, de lo que ahora soy y de lo que mañana seré.
.
Publicar un comentario