jueves, 8 de diciembre de 2011

En el espacio ilimitado de un verso.


En el espacio ilimitado de un verso hay un sinfín de sentimientos.

En el espacio ilimitado de un verso descubrimos el amor, la pasión, el gozo y la dicha.

En el espacio ilimitado de un verso se resume una vida.

En el espacio ilimitado de un verso hallamos la mentira, el dolor y la angustia, el desamor y la traición, la enfermedad y la muerte.

En el espacio ilimitado de un verso encontramos la ilusión, la alegría y la esperanza.

En el espacio ilimitado de un verso hay una flor, un nombre de mujer, un beso y una sonrisa.

En el espacio ilimitado de un verso convive la libertad y la tiranía, la verdad y la mentira, la luz y su oscuridad.

En el espacio ilimitado de un verso cabe la historia de la humanidad.

Quién fuera poeta, trovador o juglar, quien pudiera llenar el espacio ilimitado de un verso con cosas que contar.

Quién tuviera el don de la palabra, quién fuera el amo y señor de un poema, de un relato, de un cuento o un escrito para regalar.

No soy yo el elegido, soy un incapaz.

En el espacio ilimitado de un verso sólo encuentro un vacío imposible de llenar.
.

Publicar un comentario