domingo, 26 de diciembre de 2010

La Aventura de Gabriel.(Belén Martínez Macias)


Por segundo año consecutivo, Belén se ha encargado de escribir el cuento para esta Noche Buena. Mantiene la tradición familiar de crear un relato para compartir antes de la cena. Llevamos muchos años disfrutando de cuentos sobre la Navidad, antes era la Tía Alicia la encargada de redactarlos para todos nosotros. De sus relatos ha nacido un libro ya publicado “Cuentos para contar en Navidad y otros relatos” y que contiene los cuentos que cada Noche Buena, desde hace ya mucho tiempo, abría la celebración familiar. Es una costumbre en nuestra casa que no queríamos perder, y dando un salto de generación Belén, el año pasado, cogió el testigo y con sólo diez años inicio su andadura como responsable de mantener una tradición muy nuestra. Esperemos que mantenga su entusiasmo y que dentro de varios lustros publiquemos un segundo libro con todos sus relatos, nuestros relatos, escritos que hablarán de la Navidad, pero que también hablarán de todos nosotros.

Quiero compartir con vosotros “Las Aventuras de Gabriel”, ser indulgentes en la lectura, pensar que es la escritura de una niña que ha volcado en unas pocas líneas toda su ilusión por crear para sus seres más queridos una historia de amor y esperanza. No dejo en el olvido a Pablo y a Joan, que fueron los encargados de la lectura, y a los más pequeños Catalina y Jorge que junto a sus hermanos y primos nos cantaron villancicos para poder participar todos en la celebración de esta Navidad.

"Queridos familiares, esta noche nos trae muchos recuerdos, y a muchos de nosotros nos recorre el cuerpo con ilusión y nervios. Pero esta historia no trata de nuestro viejo amigo el señor Noel, y tampoco de alguna ardillita perezosa. Va de nuestras Majestades los Reyes Magos de Oriente.
.
Queridos Reyes Magos este año… Así es como empezaría una carta normal a sus Majestades de Oriente, pero esta carta nos ha llamado mucho la atención, escuchadla.
.
Queridos amigos de Oriente:
.
Este año me he portado regulin regulan, por eso os pido el Nenuco y su peluquería, y si me dejáis, os voy a pedir que por fin este años consigáis que mi hermano crea en vosotros, él dice que la Navidad es una perdida de tiempo. Pero yo no le creo.
.
Muchos besos mágicos de vuestra amiga Ángela.
.
-¿Qué les parece Majestades?
.
-Me parece una intignación ,¿cómo es que ese niño no cree en nosodros? Dijo Baltasar.
.
-Pues ahora que lo dices no me suena su casa. Afirmó Melchor.
.
-Bueno, bueno, chicos, tranquilos, no gastéis vuestros pequeños cerebritos en un niño que no cree en la Navidad ni en nosotros. Explico Gaspar.
.
-¡Eh! Exclamaron Melchor y Baltasar.
.
- ¿Qué? Pregunto Gaspar.
.
Nosodros no denemos cerebros pequeños! Grito Baltasar.
.
-Bueno, al menos yo. Murmuro Melchor.
.
-¡Tranquilos Majestades! Dijo un Paje.
.
-Yo creo que deberían hacer algo. Opinó un Sabio que se encontraba en la sala.
.
Por fin llego el tan ansiado día por Ángela y tan depreciado por su hermano Gabriel. Cayó la noche. Ángela miraba por la ventana de su cuarto, ya se podía ver una luz rojiza en lo alto de la montaña.
.
Ángela cayó rendida en su cama y durmió tranquilamente durante toda la noche, pero en cambio su hermano Gabriel no paso la noche que él esperaba.
.
Se levantó a la media noche, como un reloj. Había tenido una pesadilla pero esto ya le había pasado antes, sabía perfectamente lo que hacer, ir a la cocina a por un vaso de leche caliente.
.
Para llegar a la cocina, debía pasar el recibidor, al llegar allí a Gabriel se le abrieron los ojos como platos. ¡Alguien había entrado en su casa!
.
Por lo que podía ver habían 3 figuras, una era pequeña y robusta ,otra era de estatura media y parecía que este se cuidaba mejor que el primero y la tercera parecía que llevaba una corona árabe, por la forma de sus zapatos parecía un árabe muy rico.
.
Gabriel escucho unos susurros:
.
-¡Venga ya!
.
- Hay que hacerlo ya
.
-¡Pues venga!
.
Gabriel percibió unos pasos cerca de él , cada vez eran más fuertes. De repente una luz blanca y fría le cegó, cuando despertó , su cuerpo daba botes como una pelota, abrió los ojos. Se encontraba montado en un caballo o quizás un camello.
.
Gabriel miro a su alrededor , ¡No se lo podía creer! , ¡Eran aquellas figuras, las de su casa! Pero ahora estaban en color. Gabriel se dio una sorpresa, después de recuperarse de su dolor de cabeza, ¡eran los Reyes Magos! Y como no podía ser de otra forma estaba montado en un camello.
.
Gabriel se sentía confuso, porque unos hombres tan ``buenos´´ le habían raptado; a Gabriel no le dio tiempo a preguntar , cuando uno de los reyes se le acercó y le dijo:
.
-Gabriel no tengas miedo en realidad somos muy buenos, solo te queremos enseñar que la Navidad ni lo que la representa es una tontería.
.
-Bueno es la hora te ponerse a trabajar chicos. Dijo Baltasar
.
Al momento Gaspar se le acerco y le dijo:
.
-Tranquilo es que no domina muy bien la gramática española.
.
De repente la nieve se transformo en arena dorada y los camellos caminaron hasta llegar a la primera casa que se encontraba en la calle.
.
-¿Pero? ¿es qué voy a hacer el reparto con vosotros? Pregunto Gabriel .
.
-Pero que clase te pregunta es esa. Respondió Baltasar
.
-Venga dame tu mano. Le dijo Gaspar.
.
Entraron en una casa muy pequeña, y sin decorar:
.
-Aquí viven 12 hermanos un padre una madre en paro y una abuela, solo hay 4 habitaciones y 1 baño, por eso no han podido decórala casa.
.
Gaspar se agacho dejo los regalos, a continuación se levanto, toco un palillo y toda la casa se lleno de bonitas decoraciones y de luces.
.
Al salir de la casa Gabriel se dio cuenta de que habían hecho feliz a 12 hermanos, un padre, una madre y una abuela.
.
Después de pensar en esto Gabriel se fue turnando con cada rey para visitar otras casas.
.
Casi al amanecer llegaron a la casa de Gabriel dejaron el Nenuco de Ángela y cuando fueron a preguntar a Gabriel que era la Navidad Gabriel les dijo:
.
-La Navidad es la época del año en la que muchos descansan, otros pasan tiempo con la familia, pero lo que es de verdad la Navidad no se puede explicar con una palabra.
.
Después de decir estas palabras  Gabriel cayó rendido de sueño, los reyes le cogieron y le llevaron a su cuarto.
.
Al irse dejaron una nota para Ángela, en la que ponía MISIÓN CUMPLIDA, AMIGUITA.
.
En la hora de la comida Gabriel conto lo que le había pasado la noche anterior, y fue entonces cuando Ángela comprendió aquella extraña nota."
.
Publicar un comentario