domingo, 4 de septiembre de 2011

Prohibido ser Holgazán



Esto va por mí, llevo semanas intentando dominar la pereza, recriminando a mi persona la falta de actividad en la escritura y el abandono del blog. No puede ser, como alguno de vosotros me habéis comentado, que pretendiese cubrir el expediente colgando algún que otro vídeo con someros comentarios. El verano ya toca a su fin y debo volver a la actividad semanal para compartir con vosotros mis puntos de vista, más o menos acertados, sobre la actualidad de nuestras vidas.

Hemos tenido unos meses con muchos acontecimientos, todos ellos merecedores de ser comentados, criticados o al menos expuestos desde la opinión siempre personal. Sé que se han vertido todo tipo de opiniones y seguramente las mías poco o nada distinto hubiesen aportado, pero mantenerme al margen de los acontecimientos me parece una frivolidad mayúscula por mi parte. Ahora mismo poco sentido tiene hablar de las Jornadas Mundiales de las Juventudes y la visita del Papa, comentar el efecto demoledor de la fatídica nueva “Prima” de casi todos los países europeos, que en las antípodas del rico tío de América, sólo ha traído disgustos, miedos, desazones y muchas horas de insomnio a gobernantes y ciudadanos de todos nosotros. Poco o nada se puede añadir ya de las medidas urgentes del gobierno para crear nuevas confianzas en el plano económico, ni decir tiene que de la huelga de fútbol patrio no merece hacer mayores comentarios, a pesar de no entender muy bien porque el colectivo de futbolistas solicitan a sus patronos que solucionen de manera solidaria la mala gestión de unos pocos. Creo que es lo mismo que si a unos empresarios del sector que sea se les pide cumplir con un fondo de pensiones para todos los trabajadores porque existen otros que con su mala gestión llevan sus empresas a concursos de acreedores y posteriores cierres. Creo que sería más lógico que el universo de figuras multimillonarias aportaran de sus propios salarios e ingresos un porcentaje para la creación del fondo, eso si que sería ser solidarios con sus compañeros menos afortunados. No puedo imaginar que al Sr. Isidoro Álvarez se le pidiese que provisionara parte de los beneficios de su compañía para prevenir una pésima gestión de cualquiera de sus colegas que se dedican al negocio de la distribución, él esta haciendo una labor impecable incluso en estos tiempos de crisis, y si sus competidores no fuesen capaces de gestionar sus respectivas empresas deberá ser la ley quien determine y establezca las soluciones pertinentes.

Tampoco voy a comentar ya nada sobre el pago que reclama a las emisoras de radio para cubrir cada fin de semana las jornadas la Liga de Fútbol Profesional. Hay mucha mentira y demagogia en todo esto, por ambas partes. La LFP busca hasta el último céntimo de Euro por la explotación de su producto y por otro lado las emisoras enarbolan la bandera de la libertad de la información de forma vergonzante. Nadie prohíbe el derecho de la información, lo que quieren es participar de unos beneficios que obtienen éstas por programas de más de ocho horas cada día del fin de semana, donde se pagan salarios de lujo a periodistas y comentaristas, y que se alejan de lo puramente informativo convirtiendo sus programas en verdaderos shows interminables financiados con el dinero de los anunciantes que pagan unas tarifas más elevadas por patrocinios de secciones, menciones en directo o incluso por programar sus cuñas convencionales en los bloques publicitarios de estos programas. Sólo hay que fijarse en lo que ha ocurrido en el medio televisión, hay una empresa que ha vendido los derechos de emisión de los partidos, tanto en abierto como en codificado, por una millonada, pero no ha sido óbice para que el resto de cadenas puedan dar la información de cada jornada e incluso emitir los goles tanto en los programas informativos como en programas especiales. Que no nos engañen ni unos ni otros, menos demagogia barata y más sinceridad en lo que realmente se están jugando.

Quizás de lo que todavía estoy a tiempo de opinar es sobre la reforma de la Constitución. Y una vez más no sería para bien. Vaya jarca de políticos tenemos, habría que llevarlos a todos en un barco hasta alguna isla desierta y desembarcarlos todos allí para no volver a saber nada de ellos y empezar de cero. Abrimos un melón complicado por indicación de la Sra. Merkel y el BCE, de ahí la pregunta de Rajoy al Sr. Presidente sobre una misteriosa carta que éste último dejo correr y dar la callada por repuesta. Una vez que se sabe el porque de esta mini reforma y la necesidad urgente para llevarla a cabo, aparecen el resto de grupos y escenifican una de miedo e indignación para hacerse notar entre sus votantes. Solicitan un referéndum y presentan enmiendas fuera de lugar y además con la mentira y la trampa como aliadas. Ni es el momento, ni la urgencia lo permite, ya habrá tiempo para reformar de manera más global nuestra Carta Magna. Pero queda muy bien solicitar la autodeterminación e independencia de un “estado”, cambiar el modelo de Estado, solicitar la reducción de la solidaridad económica entre CCAA. Ellos saben que en un referéndum nacional no saldrían sus enmiendas, son conscientes de ello, pero se les presenta un momento único en la historia para ganar adeptos y votos refugiándose en un procedimiento chapuza liderado por los dos partidos mayoritarios. Nos vuelven a mentir unos y otros, vuelven a insultar nuestras inteligencias, buscan la oportunidad manifiesta para mantener un estatus que no les corresponde. Sinceramente vaya prole de irresponsables, mentirosos y precarios políticos tenemos. Los culpables, los únicos culpables, nosotros por jugar a su juego y permitir que vivan como obispos gracias al erario público, o dicho de otra manera gracias a nuestros impuestos y nuestro dinero.

Hoy se quedan más cosas en el tintero: el caso de DSK, el Sr. Bárcenas, los recortes de las CCAA dirigidas por el PP y los ataques del partido del gobierno un poco hipócritas por ocultar que igual son de alguna manera responsables por su pésima gestión de este tipo de situaciones, las elecciones generales y algún tema más. Habrá tiempo en próximas semanas, seguro, una vez vencida la pereza es cuestión de volver a recuperar el ritmo y no alejarme más de mis obligaciones semanales.

Gracias por ser comprensibles y haber mantenido un mínimo de visitas a este sitio a pesar de no encontrar nada de cierto interés, lo más estos vídeos que muestran mi dispar gusto musical y que han rellenado durante estas semanas los contenidos de La Cambra.
.


Publicar un comentario